El 20 de abril de 1993 un manto de tristeza se extendió por todo el país: Había muerto Mario Moreno Reyes, quien a lo largo de medio siglo dio vida a “Cantinflas”.Un 12 de agosto de 1911 Santa María La Redonda lo vio nacer. Fue estudiante en Chapingo, boxeador, bailarín y finalmente zarzuelista e improvisado maestro de ceremonias.El encanto natural de nuestra Huasteca Potosina le hizo guiar sus pasos hasta esta región, y edificó en 1943 la hacienda “El detalle” donde convivio con famosos artistas de la época y disfrutó de su pasión por el toreo  en la plaza “cholita”.Este libro es solo un pequeño homenaje a la memoria de alguien que como “Cantinflas” fue algo más que un fenómeno artístico: Encarnó el eterno sueño de triunfo en un país de pobres e ignorantes.Mario Moreno, empresario opulento; y “Cantinflas”, sombra de su decoro sensible en la pobreza: Ahí estuvo el detalle.