TURISMO

CIUDAD VALLES Y LA HUASTECA
Julián Díaz Hernández

El verdor comienza a embelesar. Cómoca y su crucero han quedado atrás, ahora nos atrapa el follaje en forma de túnel que se abre como una bienvenida con tonos esmeralda; luego el puente moderno hacia la derecha, que en su denominación lleva la primera señal del sitio a donde vamos: “Beto Ramón” es el nombre, como referencia del personaje que es una leyenda en el municipio de Axtla, y mucho más allá de sus fronteras.

   La siguiente muestra de que nos acercamos al que fuera reducto del famoso botánico indígena está apenas 500 metros antes del destino final, y la recepción no podría ser más ilustrativa: El Cristo con sus brazos abiertos y mirada piadosa representando al Señor de la Salud, posado en medio de ficus, y bugambilias en flor. Luego, a medio kilómetro, el saludo al centro del colorido arco, que indica que hemos llegado a Ahuacatitla.

   El famoso castillo está a la izquierda, traspasando una enorme puerta labrada en madera, que se abre al visitante, mientras desde arriba un ojo sabio te vigila, y un libro abierto con la frase “Yo soy el principio, el fin y la vida, dice el Señor”, nos hace recordar de la conversión al cristianismo de quien fuera su dueño y creador del sitio hace más de medio siglo: Domingo Ramón Guadalupe.

   Mientras las mezclas de brillantes colores surgen por doquier maravillando la vista, es irresistible adentrarse en ese mundo que vincula excentricidad con imaginación desbordante a cada paso, y empieza a convertir en dilema el comienzo del recorrido. Para entonces, la frescura y la tranquilidad del lugar te mantienen atrapado, y te subyuga cada fragmento de la naturaleza ahí presente.

   De igual forma navegaba en sus singulares sueños “Beto Ramón”, y al despertar del día siguiente ordenaba a sus subalternos edificar en piedra lo mismo una planta de papaya que una especie carnívora, para que se quedaran ahí, perdurables a un costado del corredor de la derecha. Así, Ahuacatitla dejó de ser el cuento de un sitio fantástico, para convertirse en algo que se puede mirar, palpar, e incluso oler.

 

LO MÁS RECIENTE

Contador de visitas

© 2009-2022 by GPIUTMD