HISTORIA

CIUDAD VALLES Y LA HUASTECA
Julián Díaz Hernández

 Sacerdote. Hijo de José Humberto Juárez y Marta Villeda, nació en Valles el 28 de enero de 1972, y creció en su colonia natal: Estación de los Ferrocarriles. En la primaria “Daniel Delgadillo” cursó la instrucción básica, de ahí pasó a la Secundaria “Pedro Antonio Santos”, y después a la Preparatoria Valles.

   Cuando tenía 16 años emigró a San Luis Potosí para estudiar idiomas; aprendió italiano, inglés y un poco de francés. En 1989 entró al Seminario Mayor de la capital, luego fue a Monterrey, al Seminario de Tampico, y acabó en Estados Unidos trabajando en Atlanta con los jesuitas.

   El 12 de octubre de 1999, el (entonces) obispo de la Diócesis de Valles, José Guadalupe Galván Galindo, lo ordenó como diácono. Al año siguiente -el 13 de abril de 2000- se convertiría en sacerdote durante un acto realizado en el sitio que para él tenía enorme significado: La Catedral.

   Y es que en torno a ese lugar giran muchas de sus situaciones personales: En la Catedral se casaron sus padres y también sus hermanos, ahí realizó su primera comunión, efectuó sus predicaciones iniciales, y después de ordenado, hizo la confesión por primera vez y ofició la primera misa.

   Convertido en sacerdote, recibió su carta de Vicario en la Catedral y se dedicó a apoyar el trabajo pastoral del padre Juan Narváez. A la llegada de Roberto Octavio Balmori Cinta, el nuevo obispo le pidió que le ayudara con sus ceremonias en misas, ordenaciones sacerdotales, y demás eventos.

   También trabajó en las capillas de San Judas Tadeo (de la colonia “La Pimienta”), de La Virgen del Carmen (del fraccionamiento del mismo nombre), y de María Auxiliadora (en la colonia “Solidaridad”). Fueron para él, tiempos muy fructíferos en lo que a espiritualidad se refiere.

   Además asesoró los grupos parroquiales del Movimiento de Pandillas de la Amistad, del Grupo de Adolescentes y Niños, del Grupo de Renovación Carismática, y del Movimiento de Catequesis. Apoyó al Seminario y al Asilo de Ancianos, lugar donde creó un grupo de nietos adoptivos que llevaban comida.

   En 2004 partió a El Vaticano a estudiar Teología Dogmática en la Universidad Pontificia Gregoriana hasta obtener su licenciatura al cabo de dos años. Después volvería a la Iglesia Catedral de sus recuerdos, a seguir desempeñando importantes cargos.

   En junio de 2008 el obispo lo invitó al Congreso Eucarístico Internacional en Quebec, Canadá; en septiembre de 2009 fue enviado al Simposio Internacional de Josefología, en el Congreso Internacional en Kaliz, Polonia; y al año siguiente Balmori le asignó el cargo de padre penitenciario, para los pecados reservados. 

   El 7 de octubre de 2010 fue designado nuevo párroco de la Catedral, ocupando el lugar que dejara Juan Narváez. En una misa encabezada por el obispo, antes unos 2 mil feligreses, recibió la responsabilidad; y (con 38 años, 8 meses y 9 días de edad) se convirtió en el párroco más joven en dirigir una Catedral en el país. 

   Fue coordinador de las dos visitas del Nuncio Apostólico Cristopher Pierre en 2009 y 2010; y en 2011 recibió las reliquias de Juan Pablo Il. En agosto de 2012 se dio a la tarea de instalar el reloj centenario en la torre de Catedral, con la intención de atenuar el ruido de las balas, en esa época violenta en la ciudad,

   En octubre de ese año entronizó una reliquia de San Rafael Guízar y Valenciano; y desde 2016 pertenece al Consejo Presbiteral y al Colegio de Consultores del Obispo. Actualmente es encargado de la construcción del nuevo obispado y de la ampliación de la Curia Diocesana (que inició en mayo de 2017).

(TOMADO DEL LIBRO "VALLES Y SU GENTE", DE LA AUTORÍA DE JULIÁN DÍAZ HERNÁNDEZ; DE VENTA EN LIBRERÍAS DE CIUDAD VALLES Y SAN LUIS POTOSÍ).

 

LO MÁS RECIENTE