HISTORIA

CIUDAD VALLES Y LA HUASTECA
Julián Díaz Hernández

José Tamborrel Suárez era el dueño del “Colonial Courts”, ese famoso hotel de mitad de siglo pasado que se ubicaba por la carretera al Mante, donde hoy es el asentamiento de los militares; con el ideal del “leonismo” en su mente y el firme propósito de extender su doctrina por nuestro país, en el año de 1947 fundó el Club de Leones de Tamazunchale.

   Intentando hacer lo mismo en Valles, a partir de 1954 patrocinó las reuniones en su propiedad, donde se congregaban hombres de empresa, funcionarios del gobierno, profesionistas, y personas de reconocida solvencia moral y económica con antecedentes altruistas y de buena voluntad; entre ellos debatían la conveniencia de establecer un Club de Leones en esta población.

   El 17 de febrero de 1955 una comisión encabezada por el mismo Tamborrel Suárez -y en la que figuraban “leones” como Roberto Torres Cabral, Adolfo Martínez Baeza y Marín Kuri Garza- se reunieron con vallenses como Ramiro R. Real, Ricardo Rergis Reyes, Justo Vázquez, Fernando Salinas, Augusto Martínez Pitón, y Luis Martínez Antonaya, entre otros.

   Los comisionados expusieron su gran propósito; consideraban que era lo que hacía falta en una ciudad como Valles, que para entonces ya tenía su Cámara de Comercio, la Cruz Roja Mexicana, el Club Rotario, y figuraban las industrias Fibracel, Cementos Mexicanos, una planta purificadora de agua, y hasta una incipiente panificadora.

   Pero fue hasta el 5 de mayo de 1955, siendo presidente nacional del Club, Agustín Reed, cuando un eslabón más quedó establecido en nuestra localidad. El propio dirigente en el país hizo una visita especial para formalizar este comienzo, acompañado de Federico Videgaray, gobernador del distrito; de Salvador M. Sánchez, vicegobernador y de Marín Kuri Garza, jefe de zona.

   Reunidos en el comedor del hotel “Palma”, fueron 21 los socios fundadores: Ramiro Real Encinas, Luis Martínez Antonaya, Justo Vázquez González, Antonio Maldonado, Ricardo Rergis Reyes, Ramiro Treviño Rodríguez, Manuel Liceaga Rodríguez, Ángel Oliva Purata, José Pavón, Mario Altamirano Monterrosa, Rodolfo Segura Guillén y Fernando Salinas Reséndez.

   También estaban Joaquín Andrade Pozos, Francisco Arena, Luis Manuel Palafox Mendoza, Augusto Martínez Pitón, Alberto Zertuche, Alejandro Altamirano Monterrosa, Antonio Fernández, Moisés Alvarez Beall, y Ángel Oliva Bañuelos. La primera mesa directiva la encabezó Ramiro R. Real Encinas en calidad de presidente.

   Le acompañaban Ricardo R. Rergis Reyes, secretario; Alejandro Altamirano, tesorero; Luis Martínez Antonaya, primer vicepresidente; Justo Vázquez González, segundo vicepresidente; y Antonio Maldonado, tercer vicepresidente. Otros directivos fueron José Pavón, Mario Altamirano Monterrosa, Ramiro Treviño Rodríguez, Manuel Liceaga Rodríguez, y Ángel Oliva Purata.

   Para el 20 de agosto de ese año, contaban ya con la carta constitutiva, y los integrantes del Club de Leones de Ciudad Valles se reunían en los restaurantes del hotel “Palma” -propiedad del socio Fernando Salinas Reséndez- del “San Fernando”, y en el salón “Bugambilias” del hotel “Covadonga”. Así duraron casi un año.

   A principios del ejercicio 1956-57 pasaron a rentar la casa número 53 de la calle Benito Juárez, casi esquina con Madero; pagarían una renta mensual de 150 pesos por tiempo indefinido. Bajo esas condiciones de arrendamiento, el local se remodeló, se acondicionó y pintó, lo cual logró que les dieran permiso de usar la parte trasera.

   Con la necesidad de contar con un recinto propio, el 3 de octubre de 1956 se integró un comité encabezado por Oscar Cienfuegos para gestionar la compra de un terreno. Se analizaron varias ofertas, y se decidieron por una superficie de 15 mil metros cuadrados a un precio de 28 mil 500 pesos, donde el 15 de marzo de 1958 el presidente nacional Antonio González colocó la primera piedra.

   Fue hasta el 15 de agosto de 1959, cuando se puso en servicio el –ahora llamado- casino Club de Leones, sobre el kilómetro 1.5 de la carretera a Tampico; al acto inaugural asistieron el gobernador del estado Francisco Martínez de la Vega y el presidente nacional de la organización, Francisco Fernández Treviño, a la par con el gobernador de distrito, Rubén Fernández.

 Motivados por estos avances, los socios “leones” se dieron a la tarea de emprender una serie de tareas sociales: Se apoyó al Hospital, a la Cruz Roja, a los Bomberos, y al DIF Municipal, y se trabajó en las campañas  médicas y de vacunación, además de aquellas del combate al alcoholismo. Para recabar los fondos a utilizar en ello, se realizaron una serie de rifas, incluso de automóviles.

   La aportación del Club de Leones en la educación también fue importante: Con la colaboración del inspector de educación federal, Homero Barragán, instaló a partir de mayo de 1958, tres centros alfabetizadores ubicados  en la colonia Juárez, en la Morelos y en La Pimienta. La organización cubriría los sueldos de los profesores, el material escolar y los pizarrones.

   También se apoyó a instituciones escolares como la “Daniel Delgadillo” (de la colonia Estación), a la “Antero G. González” y a varios jardines de niños. La obra cumbre en este rubro se dio en el ejercicio 1973-74 bajo la presidencia de Miguel Jiménez Ledezma, cuando se iniciaron los trabajos de construcción de la primaria “Club de Leones” en la colonia 18 de Marzo.

   Adicionalmente se otorgarían becas a estudiantes de carrera profesional durante toda la vida del Club, y se suscribió desde 1987 un convenio  con el Cecati, que propiciaría el estudio en su plantel a alumnos de escasos recursos; además durante los últimos años se realizaría la Semana de Orientación Vocacional con alumnos de nivel medio y medio superior.

(TOMADO DEL LIBRO "VALLES Y SUS REMEMBRANZAS", DE LA AUTORÍA DE JULIÁN DÍAZ HERNÁNDEZ. A LA VENTA EN LIBRERÍAS DE CIUDAD VALLES, Y DE SAN LUIS POTOSÍ)

LO MÁS RECIENTE