TURISMO

CIUDAD VALLES Y LA HUASTECA
Julián Díaz Hernández

Aquismón, uno de los veinte municipios de la Huasteca Potosina, se convirtió el 11 de octubre de 2018 en nuevo Pueblo Mágico, con lo cual sumaron dos en esta región del estado de San Luis Potosí, y tres en dicha entidad (actualmente son cuatro); el nombramiento fue entregado en el marco de la V Feria Nacional de Pueblos Mágicos en Morelia, Michoacán, presidido por el -entonces- Secretario de Turismo Federal, Enrique Octavio De la Madrid Cordero.

   El documento lo recibió el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras López, y Óscar Suárez Mendoza, alcalde aquismonense desde el 1 de octubre de ese año, aunque las gestiones para la obtención de la citada categoría comenzaron al inicio de la administración municipal 2015-2018 a través de la Dirección de Turismo y Cultura y con el acompañamiento de la Secretaría de Turismo Estatal que encabeza Arturo Esper Sulaimán. 

   Aquismón se convirtió en el Pueblo Mágico 112 de un total de 121, y se añadió a las localidades potosinas de Xilitla (nombrada el 12 de diciembre de 2011) y a Real de Catorce (que recibió el título en 2001). En 2018 se entregó la certificación también a Comonfort (Guanajuato), Múzquiz (Coahuila), Zimapán (Hidalgo), Bustamante (Nuevo León), Compostela (Nayarit), Tlaquepaque (Jalisco), Nombre de Dios (Durango), Amealco (Quéretaro) y Guadalupe (Zacatecas). 

   ASÍ ES AQUISMÓN

El nuevo Pueblo Mágico es cabecera de un municipio con 125 localidades (según el censo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática), y es la segunda más poblada, con 2 mil 127 habitantes; debajo de Tampate (con 3339), y por encima de otras principales como Tancuime (2080), Tampemoche (1868), San Pedro de las anonas (1484), Tanute (1424), El zopope (1271), El aguacate (1117), Paxalja (1062) y Tamapatz (1004). 

   Es importante punto de concentración y de partida del turismo, actividad que en los últimos años se ha convertido en una de las primordiales fuentes de empleo y generadora de ingresos económicos, a la par con la agricultura (en la zona serrana se siembra café y cítricos, y en la zona norte la caña de azúcar) y la ganadería. Aquí pasan o llegan para trasbordar, los visitantes que acuden al Sótano de las Golondrinas, sitio turístico más visitado después de la Cascada de Tamul.

   La mencionada cavidad tiene trascendencia por ser de las 13 maravillas naturales del país (desde 2007) y una de las más profundas del mundo: Con 517 metros. Ha sido locación de innumerables documentales, destacando el que condujo en descenso el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, el 28 de febrero de 2011; así como la grabación de escenas para el “remake” de la película “Punto de quiebre” en septiembre de 2014, y estrenada a principios de 2016. 

   Aquismón es ampliamente visitado por los paseantes durante casi todas las épocas el año, pero aumenta la afluencia en Semana Santa, aunque también llaman la atención las Fiestas Tradicionales en el mes de julio, y la celebración del Día de Muertos. Debido a esa presencia creciente, los turistas aprovechan la oferta hotelera que el nuevo Pueblo Mágico ofrece, con cerca de una docena de hoteles y sitios de alojamiento.

   En el lugar resalta la pintoresca plaza principal, eje principal de un singular centro histórico que agrupa a su Palacio Municipal, el antiguo edificio de la primera escuela, el remodelado kiosco, y un acondicionado mercado gastronómico donde pueden degustarse los principales platillos típicos de la Huasteca Potosina: El tradicional zacahuil, los bocoles y las enchiladas huastecas con cecina; sin faltar –a manera de postre- las refrescantes raspas.

   En el mismo jardín (que junto con el primer kiosco se inauguró el 24 de febrero de 1963) destaca el monumento a la madre indígena (que data del 10 de mayo de 1964), símbolo de la veneración de la etnia tenek al ser que da vida, cargando en el “akil” a su pequeño, portando el “quesquem” y con el “petob” enredado en su pelo. Es posible encontrar la representación viviente de estas mujeres en alguna de sus calles, sobre todo los sábados, día de tianguis.

   Muy cerca, subiendo -hacia el norte- por una calle recién remodelada, aparece uno de sus símbolos arquitectónicos e ícono de la religiosidad: La parroquia de San Miguel Arcángel, que a su vez concentra procesiones y danzas a finales de julio (en ocasión de Santiago Apóstol y Santa Ana), y cada 29 de septiembre (día del Santo Patrono); sin faltar las peregrinaciones en honor a la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre.

   A unos cuantos metros, al final de un andador lleno de vendimia típica, está la nueva plaza artesanal “La mora”, donde diversos exponentes ofertan café, nieves artesanales, artesanías en seda, pinturas, medicina tradicional, y -desde luego- los llamativos bordados tenek que destacan por su colorido y laboriosidad. Más arriba, es posible divisar el pueblo desde un pequeño mirador al que se llega por funcionales escalinatas.

   Aquismón cuenta además con Unidad Deportiva, Centro Cultural, hospital, escuelas de nivel básico y medio superior, comandancia de policía, oficina de telégrafos, pequeñas tiendas de auto servicio, fondas, restaurantes, farmacias, consultorios médicos, auto lavados, lavanderías, cajas de ahorro, cajero automático, fruterías, carnicerías, zapaterías, tortillerías, expendios de ropa, herrerías, y transporte público que enlaza a casi todas sus comunidades, así como para ir del centro al Crucero “Marcelino Zamarrón”, donde pasa la ruta federal 85.

 ANTECEDENTES HISTÓRICOS

El término Aquismón, tiene tres interpretaciones: Se dice que significa en huasteco "árbol al pie de un pozo"; pero otro autor -el investigador Salvador Penilla López- lo menciona como "pozo limpio con la coa"; en tanto que el historiador Joaquín Meade, lo cita como "lugar de conchas en un pozo". Nótese que estas diversas acepciones, refieren un pozo, quizás esto es, por que lingüísticamente se quiere mencionar la existencia del abismo "Sótano de las golondrinas".

   Las noticias históricas de este municipio se remontan hasta la época en que Hernán Cortés hizo la conquista de la Huasteca, en 1522. Según refiere Meade en su obra "El Valle de Oxitipa”, la zona del actual Aquismón fue encomienda de Cortés, lo que prueba la importancia que tenía y sin duda se la adjudicó a raíz de la guerra y a su entrada a Tamuín y Oxitipa por el año de 1524, fecha en que posiblemente hicieron alguna fundación en Valles.

   La región de Oxitipa estaba a ocho leguas de Valles, fue cabecera y había un señor cacique, puesto por Moctezuma; esa encomienda la perdió Hernán Cortés en octubre de 1525, en que le fue asignada a Gonzalo de Ocampo, después a Pedro de Guzmán y por fin a Francisco Barrón. Se sabe que el pueblo que ahora llamamos Aquismón, en la época antigua se le llamó “San Miguel de Tam-aquichmom” y era una misión de la Custodia Franciscana de San Salvador de Tampico.

   Por esa razón, se ubicó en Aquismón la iglesia a San Miguel Arcángel, ícono religioso e histórico del municipio, y particularmente de su cabecera, donde se le venera de manera ferviente cada 29 de septiembre. Sin embargo, esta celebración del patrono del pueblo es algo deslucida si se le compara con la dedicada a Santiago Apóstol y a Santa Ana, los días 25 y 26 de julio (respectivamente), fecha de su fiesta tradicional.

   Ello se debe -de acuerdo con historiadores potosinos contemporáneos como Homero Adame- a que San Miguel fue impuesto por los frailes, pero los nativos prefirieron venerar a la virgen Santa Ana, porque la veían como una representación de la madre tierra y de algún modo se le da el sincretismo como Tlazoltéotl, su diosa equivalente. De hecho, la etnia huasteca siempre ha estado muy en comunión con sus orígenes ancestrales. 

   En cuanto al culto a Santiago, uno de sus orígenes se basa en una leyenda: Los tének notaban que los primeros españoles -montados a caballo- llevaban un estandarte con su imagen, entonces dedujeron que si los colonizadores lo traían consigo era porque se trataba de la deidad más poderosa. Pero San Miguel era muy celoso y ordenó que a sus rivales los mandaran a otras partes; fue así como la imagen de Santa Ana fue adoptada en Tanlajás, mientras que la de Santiago se trasladó a la comunidad Santa Bárbara. 

 

   Es precisamente desde aquella localidad donde se organiza una procesión cada 25 de julio: Los peregrinos ingresan desde el sur al pueblo, acompañados por la efigie del apóstol, música tradicional y haciendo estallar la pirotecnia. Luego se ubican en el atrio de la parroquia para realizar sus rituales, enmarcados en la exhibición de danzas autóctonas, dentro de la cual sobresale el peculiar colorido de su vestimenta, sobre todo el “quesquem” y el “petob” en las mujeres.

UNA SUCURSAL DEL PARAÍSO

Pensar en turismo es pensar en San Luis Potosí. Pensar en San Luis Potosí es pensar en la Huasteca Potosina. Y pensar en la Huasteca Potosina ineludiblemente nos remite a Aquismón. Y vivir en Aquismón es un privilegio, donde al alcance de nuestra mano tenemos el paraíso mismo en todas sus manifestaciones: Arroyos, cascadas, cuevas, nacimientos, parajes, ríos y sótanos, y por si fuera poco, un singular clima caluroso que nos invita a disfrutar cada uno de esos lugares.

   Si te da hambre, descubres la habilidad gastronómica de nuestros habitantes en alguno de sus principales platillos típicos: El gigantesco zacahuil, el mediano bolim, y los pequeños bocoles llenos de mucho sabor. Si te da sed, hay fruta suficiente y variada para una rica bebida, o la sacias con una refrescante y tradicional raspa de Aquismón; si te da frío o necesitas energía, el sabor inigualable de nuestro café representa la receta perfecta.

   Si quieres buena música que te devuelva el entusiasmo, nada como el zapateado de nuestros huapangos en cualquiera de los eventos culturales; si pretendes vivir nuestras costumbres, te invitamos al Xantolo en Día de Muertos (con sus tamales, sus altares, sus huehues y sus danzas autóctonas); si buscas divertirte sanamente tenemos en julio nuestra fiesta. Pero lo más importante: Si necesitas un amigo, alguna puerta de un hospitalario aquismonense se abrirá.

   Porque así es el bello Aquismón: Diverso, generoso, multiétnico, soñador y progresista. Sabedor de lo que tiene y de lo que puede llegar a ser. Pensador en el presente y proyectista del futuro. Valorador de sus oportunidades e innovador en sus intenciones. Algunas de las veces vapuleado por las imponderables, pero siempre reacio a dejarse engullir por la derrota; guerrero como él solo, e imbatible hasta el último aliento.

   Así es nuestra tierra, así es nuestra gente. Cuna de la civilización que forjó en el actual Tanute la legendaria Oxitipa. Punto final de los nómadas de otro terruño porque en éste encuentran cobijo. Con surcos donde la caña endulza la economía de la zona norte, senderos serranos con aroma a caficultura, plantíos extensos de abundantes cítricos, y verdes prados en los que crece el robusto ganado. Así es Aquismón, una verdadera sucursal del paraíso.

 

LO MÁS RECIENTE

Contador de visitas

© 2009-2021 by GPIUTMD